Recorrido virtual

Historia de la Casa de los Muñecos

El origen de la casa está vinculado con la cultura poblana. Esta suntuosa casa del siglo XVIII es una finca  poblana de período barroco, un conjunto único en las construcciones civiles. Tiene una serie de balcones alternando con los tableros de dieciséis figuras de talavera, conocidos popularmente como “Los Muñecos”, que representan, según la tradición y una de las versiones, a los concejales que se oponían a la construcción de esta casa porque el propietario quería que fuera más alta que las casas consistoriales del gobierno. De su procedencia se plantea una triple hipótesis: que los muñecos fueron hechos en Oriente o que fueron hechos en Puebla a partir de modelos orientales o que fueron realizados en Puebla por loceros orientales. En la puerta principal se ubica el escudo de la familia Ovando y Villavicencio; el perímetro del marco está decorado con elementos vegetales, hojas de acanto, uvas y granadas; se aprecian elementos grecolatinos de hierro. Remata el edificio con ocho pináculos en forma de macetones.

 

 

 

 

 

 

Museo Universitario Casa de los Muñecos

El 11 de diciembre de 1983, la Casa de los Muñecos fue adquirida por la Universidad Autónoma de Puebla, y la destina a instalar en ella el Museo Universitario. Debido a los diversos usos que tuvo el inmueble, fue necesario remover varias estancias y paramentos hasta lograr prácticamente la distribución actual

Desde la creación del Colegio del Espíritu Santo y durante toda su existencia, la institución se ha enriquecido con diversas piezas y aparatos científicos que han conformado la base de las escuelas hoy existentes. Son más de cuatro mil piezas las que conforman las colecciones de pintura, muebles, yeserías, grabados, fotografía y acuarelas que provienen del Colegio del Espíritu Santo, la Academia de Bellas Artes o donaciones. Destacan las obras de grandes pintores como Cristóbal de Villalpando,  José Luis Rodríguez Alconedo, Juan Tinoco, Diego de Borgraf, Miguel Cabrera, Agustín Arrieta, José Manzo, José Rodríguez Juárez, Luis Berrueco, Jerónimo de la Portilla, además de ciertas piezas donadas por pintores contemporáneos que han expuesto en las salas de este Museo y que constituyen el acervo actual.

Este hermoso recinto cuenta con espacios para galerías de exposiciones temporales, un auditorio y tres patios que dan amplitud a las instalaciones.